Capítulo Dos

Enfrentándose con la Ejecución

Ananás entró en la habitación a toda prisa. Daniel, Azarías y Misael levantaron la vista de sus estudios. "¡Ha sucedido algo terrible!” les dijo a los otros. "El rey ha ordenado la muerte de todos los sabios en Babilonia!”

"¿Qué?" preguntó Misael con incredulidad.

"¡No puede ser!” exclamó Azarías.

Daniel intentó calmar el creciente enfurecimiento que sentían sus amigos. "¡Ananías, tranquilízate! Cálmate y dinos lo que sabes.”

Ananías se sentó, respiró profundamente y comenzó diciendo: "Lo que pasó... fue que el Rey Nabucodonosor tuvo un sueño. Le produjo una honda inquietud y mandó reunir a sus magos, encantadores, hechiceros y astrólogos. Entonces les pidió que le contasen su sueño y que además le dijesen cuál era su significado y les dijo que si no podían hacerlo, haría que les cortasen en pedazos y convertiría sus casas en montones de escombros. Cuando ellos le pidieron que les contase su sueño para que ellos lo pudiesen interpretar, el rey se puso furioso y les acusó de que estaban le estaban dando largas. Nabucodonosor está convencido de que están conspirando en su contra, que le están contando mentiras y no la verdad. Los astrólogos le dijeron: 'Nadie puede revelarle el sueño al rey, a excepción de los dioses y ellos no viven entre los hombres.'1 ¡El rey se enfureció tanto con ellos que dio orden de que fuesen ejecutados!”

Daniel se quedó mirando a los otros durante un momento y les dijo a continuación: "Quedaos aquí, regresaré en seguida.” Daniel fue a ver a Arioc, el comandante de la guardia del rey, para preguntarle por qué el rey había emitido un decreto tan terriblemente duro. Arioc explicó la situación a Daniel, confirmando lo que había contado Ananás con anterioridad. A continuación Daniel fue a ver al rey y le pidió tiempo a Nabucodonosor a fin de poder interpretar su sueño. El rey concedió a Daniel su petición y éste regresó a su casa pidiéndole a Ananías, Misael y Azarías que se uniesen a él en oración. "Orad para que el Di-s que gobierna desde el cielo sea misericordioso y nos explique este misterio, de modo que ni nosotros ni otros perdamos la vida.” 2

Durante la noche Di-s le reveló el misterio a Daniel en una visión. Daniel dio gracias y alabó a Di-s por haberle revelado el sueño de Nabucodonosor y el significado que tenía. Entonces Daniel regresó a Arioc, al cual le habían dado la labor de verdugo y Daniel le dijo: "No mates a los sabios de Babilonia; llévame junto al rey y yo le interpretaré el significado del sueño.” 3

Arioc se quedó mirando fijamente a Daniel y le contestó: "Más te vale no equivocarte acerca de esto o van a ser muchas las personas que mueran.”

"Estoy totalmente seguro de poder interpretar correctamente el sueño del rey”, le contestó Daniel.

Al entrar Daniel en la corte del rey, todos los ojos estaban fijos sobre él y la habitación estaba sumida en un profundo silencio, a excepción del eco de los pasos de Daniel y de Arioc, que anunció: "Su Majestad, he encontrado a un hombre que puede interpretar su sueño.”

El rey se volvió hacia Daniel y preguntó: “¿Es eso cierto?”

Los sabios permanecían absortos, esperando sin atreverse a respirar la respuesta de Daniel, sabiendo que si Daniel se equivocaba en la interpretación a ellos les cortarían en pedazos de inmediato.

Daniel respondió diciendo a Nabucodonosor: "Su Majestad, ni siquiera la persona más lista del mundo puede hacer lo que exigís, pero el Di-s que gobierna el cielo puede explicar todos los misterios."4 Daniel continuó diciéndole a Nabucodonosor que Di-s estaba usando su sueño para decirle lo que iba a suceder en el futuro. Di-s le había revelado a Daniel el sueño y su interpretación, a fin de que Nabucodonosor pudiese saber cuál era el significado de su sueño.

Daniel le describió su sueño al rey diciéndole: "Su Majestad, en su sueño vio ante su presencia una enorme y aterradora estatua, que brillaba con un gran destello. Su cabeza estaba hecha de oro, su pecho y sus brazos de plata y era de bronce desde la cintura hasta sus rodillas. Desde las rodillas hasta los tobillos era de hierro y los pies eran una mezcla de hierro y barro. Mientras la contemplaba, fue cortada una piedra de una montaña, pero no por manos humanas y esa piedra golpeó los pies de la estatua, destrozando totalmente el hierro y el barro. El hierro, el barro, el bronce, la plata y el oro fueron aplastados por la piedra y el viento se los llevó sin que quedase el menor rastro de ellos y entonces la piedra se convirtió en una enorme montaña que cubrió toda la tierra."5

____________________

Darryl se detuvo durante un momento, mirando de Jamie a Brian. "Antes de que continuemos," dijo, "quiero recordaros que esto sucedió aproximadamente unos seiscientos años antes de que naciese Jesús. Daniel está a punto de revelarle al rey lo que sucederá en el futuro. Una gran parte de lo que reveló ya ha tenido lugar. Cuando echamos un vistazo al pasado, a hace 2.600 años, desde la época de Daniel, descubrimos que sus predicciones han resultado asombrosamente acertadas.”

Jamie respondió: "Papá, quiero asegurarme de que he entendido lo que ha sucedido hasta el momento. El Rey Nabucodonosor tuvo un sueño, de manera que quiso que alguien le dijese lo que había soñado y el significado del sueño.”

Brian ya no pudo contenerse más y dijo: "Eso es imposible, ¡nadie podía hacer semejante cosa! ¡Hubieran tenido que poder leer su mente!” Brian hablaba cada vez en una voz más alta.

"Eso fue exactamente lo que Daniel le dijo al rey y la única razón por la que pudo interpretar el sueño fue porque Di-s se lo reveló,” dijo Jamie como la cosa más natural del mundo.

"¿Por qué le preocupaba tanto el sueño a este individuo? Yo tengo sueños constantemente que no tienen ningún sentido.” Brian estaba hablando un poco más calmado en ese momento.

Darryl explicó: "En aquellos tiempos, los hombres consideraban que los sueños y su significados tenían una gran importancia y Di-s se valía con frecuencia de los sueños para revelarles importantes mensajes.”

Brian meneó la cabeza y dijo: "De modo que había una gran estatua, hecha con cuatro clases de metales diferentes y una enorme piedra aplastó la estatua, convirtiéndose en una montaña que llenó toda la tierra. La verdad es que no puedo esperar para enterarme de cómo se supone que este hecho revela la historia del mundo.”

Jamie dijo muy emocionada: "Papá, sigue, dinos lo que sucedió a continuación.”